Tener un terapeuta canino en consulta tiene infinidad de beneficios y no es algo que esté muy generalizado.

 

En breve en Nova Psicología contaremos con dos terapeutas caninos (actualmente están en entrenamiento) y por ello queremos dar a conocer algunos de los puntos positivos de los que podremos disfrutar:

 

  1. El aumento instantáneo del estado de ánimo de la persona. A poca gente no le arranca una sonrisa o un sentimiento positivo cuando un animalito se acerca todo feliz a saludarle. En el caso de personas con depresión o un grado de tristeza muy alto, lo que consigue nuestro terapeuta de 4 patas en 10 segundos, a lo mejor a nosotros nos lleva toda la sesión.
  2. El bienestar que produce el acariciar a un animal. Está comprobado que segregamos oxitocina al tocar a nuestro amigo peludo. Y es algo tan agradable para él como para nosotros. Fomentando un estado de ánimo más relajado y tranquilo.
  3. Aumenta nuestra autoestima, parece que saber que alguien se alegra de verte sin juzgarte aceptando como eres y acompañándote en un momento delicado, hace que te sientas más valioso y seguro.
  4. Fomenta un modelo de apego seguro, en donde el otro esta de manera incondicional para ti. Con un estado de ánimo estable y cariñoso. Que mejor lección del tipo de relaciones que tenemos que buscar.
  5. A los niños y adolescentes les da una motivación extra para comprometerse con la terapia. Es un aliciente, que hace que todo sea novedoso y divertido.
  6. Nos permite explicar a padres y a niños lo importante que es poner límites firmes y claros. Ya que es lo que se hace justamente con el perro. Y es fácil que los niños empaticen con ellos y puedan comprender por qué sus padres tienen que decirles que “no” a algunas cosas.
  7. El animal puede ser un facilitador de la expresión emocional. Puede que nos ayude a conectarnos con nuestras emociones de un modo más directo. Sin que entre tanto en juego lo que pensaran de nosotros o el razonamiento más lógico.
  8. Proporciona un modelo de cuidado y de pautas de vida sana. Ya que en el cuidado de los perros incluye el ejercicio, el contacto con otras personas, rutinas estables…
  9. También un modelo de responsabilidad en el caso de los niños. Es un animal al que hay que cuidar y respetar. Y que las acciones que se ejerzan sobre él tienen unas consecuencias.
  10. Puede ser un ayudante ideal en ejercicios concretos de relajación o mindfullnes.
  11. Igualmente es una ayuda para favorecer una estimulación sensorial y cognitiva. Tanto para personas mayores como para niños.